Todo Noticias

Liceo Agrícola de Ovalle recibe moderno laboratorio para mejorar eficiencia hídrica

El sistema, que se implementó en seis establecimientos educacionales de las regiones de Atacama y Coquimbo, se enmarca en el “Programa de Innovación en el uso eficiente del recurso hídrico para la pequeña agricultura de las regiones de Atacama y Coquimbo” apoyado por FIA y ejecutado por INIA Intihuasi.

Un verdadero laboratorio de riego, el cual contempla un sistema semiautomático y cabezales de riego, además de talleres sobre su uso y mantención de equipos,  que permitirá un gran ahorro de agua y a la vez traspasar conocimientos bajo la metodología aprender-haciendo, recibió el Liceo Agrícola Tadeo Perry Barnes de Ovalle.

Este es uno de los seis establecimientos de las regiones de Atacama y Coquimbo que forman parte “Programa de Innovación en el uso eficiente del recurso hídrico para la pequeña agricultura de las regiones de Atacama y Coquimbo”, apoyado por la Fundación para la Innovación Agraria FIA y ejecutado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA Intihuasi.

Se trata de un gran avance para el establecimiento ya que “nos permite tener las competencias en nuestros estudiantes que requieren para el mundo laboral en el cual se van a encontrar”, destacó Herman Villarroel, director del establecimiento, quien añadió que con la unidad: “claramente optimizamos el uso del recurso hídrico y una de las misiones que tenemos como colegio es resguardar este recurso y que sea eficiente”.

Villarroel destacó el trabajo con INIA Intihuasi ya que, “nos permite tener la investigación de primera línea en el colegio, que para nosotros como profesionales podamos aprender y poder traspasarles ese conocimiento a los estudiantes y mejorar nuestros sistemas productivos”.

Mayor eficiencia

Uno de los objetivos de la instalación de estas unidades demostrativas es aumentar la eficiencia del uso del agua en la agricultura, sector que utiliza alrededor del 80% de agua dulce para producir alimentos.

Al respecto Wanda García, Representante regional de FIA para las regiones de Atacama y Coquimbo, explicó que “este programa surge en el marco de un trabajo colaborativo junto a INIA teniendo en cuenta toda la situación regional, principalmente Atacama y Coquimbo con respecto al cambio climático y al déficit hídrico, con el objetivo de poder conjugar la menor disponibilidad hídrica, con la demanda de este recurso para producir alimentos”.

“Ambas instituciones se ponen a disposición de los establecimientos técnico profesionales de ambas regiones para poder dejar capacidades instaladas, es decir, unidades demostrativas en torno a riegos automatizados para que finalmente dentro de la educación de los jóvenes existan capacitaciones en formato aprender-haciendo sobre la operación, manejo y mantención de un sistema de riego, y que los jóvenes salgan de los establecimientos con ese conocimiento y puedan vincularse de mejor manera al sector productivo”, destacó García.

Formando técnicos para el futuro

Instalar aprendizajes significativos en los estudiantes de liceos técnico-profesionales no solo permite que se traspasen esos conocimientos a quienes trabajan con la tecnología, sino que también a la comunidad, así lo aseveró Hernán Saavedra, Seremi de agricultura de la Región de Coquimbo, quien sostuvo que “para el Ministerio de agricultura es muy importante llegar con la innovación a todos los lugares, especialmente a los espacios educativos porque acá se forman los apoyos técnicos de los agricultores para el futuro”.

Saavedra valoró el entusiasmo de las comunidades educativas, enfatizando en que “es importante que quienes están estudiando, que están recibiendo esta innovación, puedan comprenderla, aprenderla y apropiarse de ella para poder llevarla a los territorios donde van a poder desempeñar su labor”.

Jeanette Cisternas, coordinadora regional de la Red Futuro Técnico Coquimbo, que fue parte importante de la articulación del programa, indicó que, “hoy día el Ministerio de Educación está apoyando que los estudiantes se sientan empoderados, que estén al mismo nivel de lo que es HC (Humanista-Científico) y que además las instituciones del entorno se involucren con el colegio y con la educación TP (Técnico Profesional). En si es un desafío, un beneficio y un tremendo esfuerzo del sistema para lograr que los estudiantes tengan mejor educación en cuanto a calidad y pertinencia”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba