Todo Noticias

Buscan aclarar muerte de lactante ocurrida en octubre de 1973

cementerioLa menor de tres meses y medio, habría muerto en extrañas circunstancias en el Hospital de Ovalle y sus padres no están convencidos de que la bebé que enterraron hace 40 años sea su hija y, si eso se comprueba, piden saber cuáles fueron las causas de su muerte.

Que las heridas provocadas por el quiebre institucional que terminó en el Golpe de Estado de 1973 no han cerrado en nuestra sociedad, es una realidad que podemos palpar día a día. Pero para dos padres ovallinos ha sido realmente un calvario y es por eso, que a través del abogado Jorge Alvarado, Silvia Muñoz Cortés y Eliecer Maluenda Maluenda, padres de Corina Viviana Maluenda Muñoz, presentaron una querella contra quienes resulten responsables por el delito de sustracción de menor que está en etapa de sumario el Primer Juzgado de Ovalle.

La historia Según lo relatado por Silvia Muñoz y que forma parte del escrito “en días de octubre de 1973, la lactante de tres meses y días, Corina Maluenda Muñoz, fue llevada al hospital de Ovalle a control de Salud. En ese lugar, una facultativa de dicho nosocomio, que conocía de la situación familiar compleja (padre preso político), le recomienda a Silvia Muñoz dejarla en observación, circunstancia que la mujer aprovecha para viajar a la ciudad de La Serena para visitar al padre de la menor, Eliecer Maluenda Maluenda, quien se encontraba privado de libertad en la cárcel”, quién habría sido víctima de “interrogatorios y torturas en el regimiento Arica, acusado de subversivo”.

Silvia Muñoz “regresa al día siguiente a buscar a su hija lactante al Hospital de Ovalle”, pero “se le impide la entrada. Se abre paso y una médico no identificada entre gritos le señala ‘que le mataron a su hija’ para luego llevarla a un box y pedirle silencio por correr riesgo la vida de ambas.

En este contexto, Carabineros, quien tenía asignado el recinto hospitalario, le hacen entrega del cuerpo de la supuesta menor con orden de enterrarla inmediatamente por ser hija de subversivo, sin mediar explicación ni medida legal alguna”.

El escrito señala que “atentos a lo expuesto, con el padre detenido, el primo de la madre Gabriel Vergara fusilado, lejos en aquel entonces de un Estado de Derecho, es que no existe certeza alguna respecto de la identificación de la menor que fue entregada con orden de rápida sepultación, pues no hubo respeto a protocolo alguno, no hubo epicrisis e incluso la causa establecida en el certificado de defunción, esto es shock hipovolémico (se caracteriza por pérdida grave de sangre y líquido que hace que el corazón sea incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo, provocando que muchos órganos dejen de funcionar) no se condice en nada con el ingreso de la lactante en buenas condiciones de salud”.

La querella fue presentada en el Juzgado de Garantía que la derivó  al Primer Juzgado de Ovalle a cargo de la Jueza Karen Alfaro, que dio curso a la tramitación y dictaminó, entre otras diligencias, la exhumación de los restos, la que debería haberse realizado el pasado martes, pero que debido al paro de los servicios públicos, no se pudo concretar y se espera que se lleve a cabo en los próximos días. Han pasado 40 años para que dos padres hicieran el esfuerzo de vencer el miedo y buscar la verdad respecto a la muerte de su hija. Una búsqueda que aún no termina.

Por Angelo Lancellotti González  (Ovallehoy.cl)

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba