Todo Noticias

Indignados reaccionan familiares durante audiencia de formalización de homicida

Insultaron al imputado José Badilla a su ingreso de la sala del Juzgado de garantía, siendo obligados algunos a hacer abandono del lugar. También, a la salida, manifestaron su molestia por la tardanza en el inicio de la audiencia.

Es que después de casi tres horas de espera en el tribunal, una espera tensa, dolorosa con angustia  llantos de la madre y pareja de la víctima, al ver ingresar al imputado los familiares no pudieron evitar manifestar su ira levantándose de sus asientos e insultarlo a viva voz, enrostrándole su acto “animal”.

En la oportunidad el fiscal Gianni Stagno presentó los cargos en contra de José Daniel Badilla Cid, 50 años, autor del disparo que le causó la muerte en la noche del sábado a su vecino Víctor Arancibia Olivares. Explicó que alrededor de las 23.00 horas en el interior de la parcela 16 de Los Olivos de Cerrillos de Tamaya, luego de sostener una discusión con Arancibia, Badilla Cid fue hasta su casa que queda distante un centenar de metros, para regresar con un revolver con el que hizo tres disparos en contra de este último. Uno de ellos impactó en el pecho de la víctima, causándole una herida que comprometió el corazón, que le provocó la muerte en los momentos que era trasladado hasta el centro de atención de salud de Cerrillos de Tamaya.

El Fiscal formalizó cargos por el delito de homicidio simple, solicitando la prisión preventiva para el imputado, la que fue concedida sin oposición del defensor penal Mauricio Cortés, fijándose una audiencia de cierre para el 12 de junio a las 12.00 horas.

EL DOLOR Y LA MOLESTIA DE LOS FAMILIARES

Desde las 9.00 horas estuvieron familiares de la víctima esperando este Miercoles  el inicio de la audiencia, y conforme transcurrían los minutos y observaban que el juez Luis Muñoz estaba dejando para el final de del homicidio comenzaban a intranquilizarse. Se levantaban, salían de la sala, hacían comentarios en voz baja entre ellos, y miraban a su alrededor como preguntando ¿Qué pasa? .

Ya cuando pasaban mas de noventa minutos sin que la audiencia empezara, la madre y la pareja de la víctima irrumpieron en llanto. Un llanto silencioso, pero igual de desesperado, ahogado contra el pecho solidario de un familiar cercano. ¿Porqué, dios mío no empiezan ya?, preguntaban en voz baja.

El juez, inmutable continuaba con las audiencias previas.

Fue comprensible entonces, que luego de toda esta tensión, esa rabia acumulada, algunos al ingresar finalmente el imputado a la sala, se levantaran de sus asientos, para ir a increparlo indignados: “Asesino, animal, porqué  teníai que matarlo, animal”, fueron algunas de las expresiones. Algunos de ellos fueron forzados a hacer abandono del lugar, y esperar en el exterior el final de la audiencia.

Cuando el fiscal invitó a una familiar del fallecido para que lo acompañara en representación de la familia, la madre y la pareja estaban demasiado afligidas y no quisieron hacerlo. “No me siento capaz”, dijo la madre en voz baja. Fue entonces la hermana Pamela Olivares , con una notable fortaleza, la que ingresó para permanecer adelante.

La misma reacción al finalizar la audiencia y el imputado era retirado. Ira , rabia, desesperación. Ahora la madre de la víctima, desecha por el dolor, apenas pudo levantarse de su asiento, y debió ser llevada casi el vilo para abandonar el recinto.

Algunos familiares manifestaron a la prensa su desconcierto y especialmente la molestia por la decisión del tribunal de programar para el final la audiencia. “Si estaba en séptimo lugar, pero igual la corrió para el final, no entendemos”, decían a la salida.

Una molestia muy comprensible por lo demás. Porque si la audiencia hubiera sido realizada entre las primeras (o al menos siguiendo el orden original) el tribunal habría visto liberada la sala a temprana hora y habría evitado infligir de manera innecesaria un dolor adicional a la familia.

Así y todo accedieron algunos a conversar con los medios de comunicación a la salida, reiterando antecedentes de lo ocurrido en la noche del homicidio: la discusión, la pelea, y posteriormente el imputado que fue a su casa en busca del arma. “Está bien que habían discutido, pero pudo haber hecho cualquier otra cosa, haberle disparado a las piernas, que sé yo, a otra parte. ¿Pero a matar?. Ni que fuera un animal”, dijo un familiar.

Exigen además  la mayor pena posible para el acusado, “que esté el resto de su vida adentro”, incluso.

En tanto el Fiscal Gianni Stagno, a la salida explicó los motivos por los que formalizó por el delito de “homicidio simple” y no “calificado”. “Porque aún estamos investigando lo que ocurrió, y una vez que reunamos todos los antecedentes, si se dan las condiciones podríamos reformalizar cargos”. Señaló que un antecedente que podría ser tomado en cuenta para una eventual “recalificación” sería el trecho que tuvo que recorrer el homicida, para ir hasta su casa, distante alrededor de cien metros, y regresar con el arma.

De esta manera se cierra un nuevo capítulo que un hecho que ha quebrado la tranquilidad de la comunidad de Los Olivos, enlutando a una familia trabajadora, dejando a una mujer y a sus tres hijos pequeños en el desamparo.

Fuente: Ovallehoy.cl

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba